Igualdad con freno y marcha atrás??

  • Por:Manel
  • 2 Comments

Introducción

El sistema de Seguridad Social, si bien presuntamente armonizado para todos los Estados Miembros de la Unión Europea, mantiene muy concretas peculiaridades en cada país. Estas se hacen más evidentes si realiza la indeseada comparación entre el Norte y el Sur de Europa.

Así, en los países escandinavos miembros de la Unión (Suecia y Dinamarca) existen sendos sistemas de protección en materia de seguridad social que serían impensables en Portugal, España o Italia. Por supuesto el sistema de recaudación traído al Sur de Europa supondría unos desafíos que seguramente los empresarios (como colectivo) no asumirían.

Bien el sistema finlandés (o finés) se configura no únicamente por ser el que más retribuye al trabajador asegurado en materia de prestaciones por incapacidad temporal o permanente, sino especialmente por tratarse del más ha luchado por establecer la igualdad absoluta por razón de género. En pocas palabras, el monto de la prestación (en pago único) o de la indemnización por prestación permanente debida a incapacidad se calcula atendiendo al diferente promedio de vida que tiene un hombre frente a una mujer, a fin de tener en cuenta, para igualarlos, las diferencias que se han objetivado.

Sobre estos resultados, con el logaritmo correspondiente, las autoridades finesas fijan unas cantidades que en bruto son mayores para las mujeres que para los hombres.

Hechos

En 2005, al Sr. X le fue concedida por la institución competente una prestación por accidente de trabajo en forma de indemnización fija única por un accidente laboral sufrido en 1991. Una mujer hubiera percibido 278,89 euros más únicamente por razón de su sexo y de su esperanza de vida estadísticamente mayor, en unas condiciones por lo demás idénticas.

En 2008 fue desestimada en última instancia y con carácter firme por el Tribunal de lo social una demanda del Sr. X en la que solicitaba que su prestación por accidente de trabajo se calculase conforme a los criterios aplicados a las mujeres, que eran más favorables.

Mediante una demanda interpuesta en 2009, el Sr. X solicita que el Estado finlandés le abone una indemnización por los daños y perjuicios derivados de la diferencia de la asignación no percibida, más los correspondientes intereses de demora.

El Tribunal Supremo de lo Contencioso-Administrativo finlandés que conoce del asunto, preguntó al Tribunal de Justicia, si el Derecho de la Unión se opone a una norma nacional que tiene en cuenta las diferencias en la esperanza de vida entre hombres y mujeres al calcular las prestaciones de seguridad social obligatorias que deben abonarse como consecuencia de un accidente de trabajo, si ello da lugar a que la indemnización percibida por un hombre sea inferior a la que recibiría una mujer de la misma edad que se encuentre en una situación comparable. Así mismo cuestiona si una infracción del artículo 4, apartado 1, de la Directiva 79/7, como la controvertida en el litigio principal, debe calificarse de infracción del Derecho de la Unión «suficientemente caracterizada» constitutiva de uno de los requisitos requeridos para que se genere la responsabilidad del Estado miembro de que se trate.

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión 

El asunto al que nos referimos es el  C-318/13, que ha dado lugar a la Sentencia del Tribunal de Justicia de 04 de septiembre de 2013 (en español) en la que se discuten y resuelven extremos llamativos.

Efectivamente el Tribunal analiza si la la Directiva 79/7/CEE del Consejo, de 19 de diciembre de 1978, relativa a la aplicación progresiva del principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres en materia de seguridad social está siendo objeto de correcta aplicación en el procedimiento seguido ante los Tribunales finlandeses.

El Tribunal de Justicia, tras afirmar que las disposiciones del régimen de seguro de accidente de trabajo controvertidas en el litigio principal suponen una desigualdad de trato, confirma finalmente la falta de justificación de la misma por cuanto que, a pesar de que la indemnización a tanto alzado controvertida en el litigio principal está establecida en un régimen que fija igualmente prestaciones por perjuicios debidos a un accidente de trabajo abonadas durante toda la vida restante de la persona lesionada, el cálculo de esta indemnización no puede efectuarse sobre la base de una generalización relativa a la esperanza de vida media de hombres y de mujeres y porque además, la toma en consideración de datos estadísticos generales según el sexo choca con la inexistencia de certeza acerca de que una asegurada tenga siempre una esperanza de vida superior a la de un asegurado de la misma edad que se halla en una situación comparable.

Concluye por tanto el Tribunal señalando que el artículo 4, apartado 1, de la Directiva 79/7 debe interpretarse en el sentido de que se opone a una norma nacional que prevé, para el cálculo de una prestación social legal abonada en razón de un accidente de trabajo, la aplicación, como factor actuarial, de la diferencia de esperanza de vida entre hombres y mujeres, cuando la aplicación de este factor conduce a que la reparación abonada en un pago único en concepto de dicha prestación sea inferior, cuando se concede a un hombre, a la que percibiría una mujer de la misma edad que se hallara en una situación similar.

En cuanto a la segunda cuestión planteada (si el Estado finlandés está incumpliendo la normativa europea que le vincula) el Tribunal de Justicia vuelve a reiterar su postura tradicional: incumbe al órgano judicial remitente apreciar si se cumplen los requisitos para que se genere la responsabilidad del Estado miembro. No obstante, el Tribunal de Justicia suministra en su sentencia los elementos que el órgano jurisdiccional competente debe tener en consideración, tales como el grado de claridad y de precisión de la norma vulnerada, la amplitud del margen de apreciación que la norma infringida deja a las autoridades nacionales o de la Unión, el carácter intencional o involuntario de la infracción cometida o del perjuicio causado, el carácter excusable o inexcusable de un eventual error de Derecho, la circunstancia de que las actitudes adoptadas por una institución de la Unión hayan podido contribuir a la omisión, la adopción o al mantenimiento de medidas o de prácticas nacionales contrarias al Derecho de la Unión.

La primera de las cuestiones prejudiciales resueltas, ha dado lugar a diferentes comentarios en Luxemburgo (sede del Tribunal) con relación a la igualdad llevada a sus últimas consecuencias, con proporcionalidad estadística.

Se ha dicho, seguramente exagerando, que el Tribunal acabará por establecer en los países nórdicos (únicos donde se da esta situación) una igualdad con freno y marcha atrás.

Acerca de Manel

Magistrado con veinte años de experiencia en materia penal y Derecho de la Unión Europea.

Publicado en: Sin categoría

Comentarios

2 respuestas hasta “Igualdad con freno y marcha atrás??”

  1. Carlos González Marín

    Fantástico comentario a una sentencia muy importante. Enhorabuena.

    12/11/2014 - 15:54 #
  2. Aquileana

    Importante jurisprudencia… Sobre todo porque enfatiza el hecho de que la desigualdad de trato en el derecho laboral no simplemente se manifiesta en el principio “Igual renumeración por igual tarea”.
    Gracias por compartir. Un gran saludo, Aquileana 😀

    18/11/2014 - 02:32 #