Gay Blood… La Sentencia del TJUE

  • Por:Manel
  • 0 Comment

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictada el 29 de abril de 2015 en asunto C‑528/13 ha levantado una seria polémica. La difusión de la sentencia en los medios ha señalado que el Tribunal de Justicia legitimaba la posición de algunos Estados miembros en cuanto a la prohibición de donación de sangre por hombres homosexuales y bisexuales.

Expresado así la vulneración de la Carta de Derechos de la Unión Europea, la del Consejo de Europa, así como la Declaración de Derechos del Hombre de la ONU habrían sido vulneradas. De ser así, necesariamente, se habrían que adoptar las medidas precisas.

Pero es necesario antes de formar una opinión tener unas nociones sobre lo que ha dicho el Tribunal de Justicia y sobre qué se ha pronunciado.

El TJUE ha resuelto la cuestión planteada por un Tribunal francés que pregunta si es contraria al Derecho de la Unión Europea la prohibición total de ser donantes de homosexuales y bisexuales masculinos que existe en Francia. La leyes francesas prohíben expresamente la admisión de donación procedente de estas personas. El juez francés entiende que este extremo puede ser contrario al Derecho Europeo y pide al Tribunal de Justicia que se pronuncie.

Veamos, rápida y claramente.

I. Partes en el procedimiento de francés: G. Léger y Ministre des Affaires sociales, de la Santé et des Droits des femmes y Etablissement français du sang.

II. Hechos

El 29 de abril de 2009, un médico del Établissement Français du Sang en Metz (Francia) rechazó la donación de sangre que quería hacer el Sr. Léger porque éste había tenido relaciones sexuales con otro hombre. El Derecho francés excluye permanentemente de la donación de sangre a los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros.

El Sr. Léger recurrió judicialmente contra dicha decisión.

III. La cuestión

El Tribunal Contencioso-Administrativo de Strasbourg (Francia) conoce de la demanda y tras celebrar el juicio, antes de resolver, pregunta al Tribunal de Justicia de la Unión si esa exclusión permanente que existe en el Derecho de Francia es compatible con la Directiva 2004/33/CE de la Comisión, de 22 de marzo de 2004, por la que se aplica la Directiva 2002/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que se refiere a determinados requisitos técnicos de la sangre y los componentes sanguíneos.

Según dicha Directiva, las personas cuya conducta sexual supone un alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre quedan excluidas permanentemente de la donación de sangre.

IV. La Sentencia. Datos proporcionados por el Estado francés.

IV.1 En su sentencia de 29 de abril de 2015 el Tribunal de Justicia declara en primer lugar que el Tribunal Contencioso-administrativo de Strasbourg deberá determinar si en Francia un hombre que ha tenido relaciones sexuales con otro hombre está expuesto a un elevado riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre.

IV.2. Para llevar a cabo este análisis, el tribunal francés deberá tener en cuenta la situación epidemiológica en Francia, la cual, según el Gobierno francés y la Comisión, presenta un carácter específico.

IV.3 El Tribunal de Justicia de la Unión pone de relieve que, según los datos facilitados por Francia, en el periodo comprendido entre 2003 y 2008 la práctica totalidad de las contaminaciones por el VIH se ha debido a una relación sexual, y la mitad de las nuevas contaminaciones afectan a hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres. En ese mismo periodo, estos últimos constituían la población más afectada por la contaminación por el VIH, en un porcentaje 200 veces superior al de la población heterosexual francesa. De entre todos los países de Europa y de Asia central, Francia es el que presenta una mayor prevalencia del VIH en el grupo de los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres.

IV.4. El tribunal administrativo de Strasbourg deberá comprobar si, a la vista de los conocimientos médicos, científicos y epidemiológicos actuales, esos datos son fiables y siguen siendo pertinentes.

V. Razonamientos de la Sentencia. Normativa francesa contraria al Derecho de la Unión.

V.1 Continúa razonando el Tribunal de Justicia de la Unión que, incluso en el supuesto de que el Tribunal contencioso-administrativo de Strasbourg considerara que los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres están expuestos, en Francia, a un elevado riesgo de contraer enfermedades como el VIH, se plantearía la cuestión de si esta contraindicación permanente para la donación de sangre respeta los derechos fundamentales de la Unión, y en particular el principio de no discriminación por razón de la orientación sexual.

V.2 La discriminación por razón de orientación sexual está prohibida de acuerdo al Artículo 21, apartado 1, de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

V.3 Como la normativa francesa puede entrañar una discriminación por razón de la orientación sexual en contra de las personas homosexuales de sexo masculino, el Tribunal de Justicia recuerda que sólo se pueden introducir limitaciones al ejercicio de los derechos y libertades reconocidos por la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE cuando éstas sean necesarias y respondan efectivamente a objetivos de interés general reconocidos por la UE o a la necesidad de proteger los derechos y libertades de los demás.

V.4 A este respecto, el Tribunal de Justicia considera que, aunque la exclusión establecida en la normativa francesa contribuye a que el riesgo de transmisión de una enfermedad infecciosa a los receptores sea mínimo y, por tanto, responde al objetivo general de garantizar un alto nivel de protección de la salud humana, dicha exclusión podría no respetar el principio de proporcionalidad.  En efecto, no cabe excluir la posibilidad de que el VIH pueda detectarse mediante técnicas eficaces que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores.

El tribunal francés deberá verificar si existen estas técnicas, teniendo en cuenta que las pruebas deben realizarse siguiendo los procedimientos científicos y técnicos más recientes.

V.5. De no existir tales técnicas, el tribunal de Strasbourg deberá determinar si existen o no métodos que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores y sean menos coercitivos que la exclusión permanente de la donación de sangre y, en particular, si el cuestionario y la entrevista personal a cargo de un profesional sanitario pueden permitir identificar con más precisión las conductas sexuales de riesgo.

VI. El fallo

El Tribunal de Justicia, responde a la cuestión planteada por el tribunal francés del siguiente modo:

El punto 2.1 del anexo III de la Directiva 2004/33/CE de la Comisión, de 22 de marzo de 2004, por la que se aplica la Directiva 2002/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que se refiere a determinados requisitos técnicos de la sangre y los componentes sanguíneos, debe interpretarse en el sentido de que el criterio de exclusión permanente de la donación de sangre formulado en dicha disposición en relación con la conducta sexual cubre el supuesto en el que un Estado miembro, habida cuenta de la situación predominante en él, establezca una contraindicación permanente para la donación de sangre en el caso de los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres, siempre que se acredite, basándose en los conocimientos y en los datos médicos, científicos y epidemiológicos actuales, que dicha conducta sexual expone a esas personas a un alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre y que, dentro del respeto del principio de proporcionalidad, no existen técnicas eficaces de detección de esas enfermedades infecciosas o, a falta de esas técnicas, métodos menos coercitivos que dicha contraindicación que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores. Corresponde al tribunal nacional verificar si, en el Estado miembro de que se trate, concurren estos requisitos.

Desde aquí cada cual puede sacar sus propias conclusiones. Aventuro que esta situación no se daría, o dejará de darse, si el gobierno francés (actualmente progresista) modificara su legislación.

De no hacerlo corresponderá a los jueces franceses determinar si la actuación administrativa de prohibición absoluta de donación vulnera los derechos de los ciudadanos de la Unión.

El Tribunal de Justicia de la Unión, sin llevar a cabo un choque frontal, entiende que Francia está vulnerando derechos fundamentales.

La resolución en principio sólo afecta a la situación cuestionada, en tanto que se debe precisamente a la legislación francesa. La posición del Tribunal en cuanto al derecho a la no discriminación por orientación sexual es el mismo que ha mantenido en los últimos lustros.

Finalmente, el Tribunal de Justicia de la Unión ve su imagen desdibujada, en tanto que el auténtico discriminador, si lo hay, es la República Francesa.

Acerca de Manel

Magistrado con veinte años de experiencia en materia penal y Derecho de la Unión Europea.

Publicado en: Sin categoría

Comentarios

Sin respuestas hasta “Gay Blood… La Sentencia del TJUE”

Aún no hay Respuestas.