Donde la apelación no existe: Jurisdicción social

  • Por:Manel
  • 0 Comment

La Ley Reguladora de la Jurisdicción Social (LRJS) es generosa con la legitimación activa para recurrir, así resulta del artículo 17.5 que establece: “Contra las resoluciones que les afecten desfavorablemente las partes podrán interponer los recursos establecidos en esta Ley por haber visto desestimadas cualquiera de sus pretensiones o excepciones, por resultar de ellas gravamen o perjuicio, para revisar errores de hecho o prevenir los eventuales efectos del recurso de la parte contraria o por la posible eficacia de cosa juzgada del pronunciamiento sobre otros procesos ulteriores”.

Si bien el artículo 75.1 de la LRJS, imperativamente señala: Los órganos jurisdiccionales rechazarán de oficio en resolución fundada las peticiones, incidentes y excepciones formuladas con finalidad dilatoria o que entrañen abuso de derecho.

El recurso por excelencia,  es el de reposición, de carácter no devolutivo, se resuelve por el órgano que dictó la resolución impugnada bien ante el Magistrado del órgano si la resolución procede del mismo, o bien ante el Secretario Judicial, si dimana la misma de este último.

Tanto  el recurso de revisión (devolutivo) ante el Magistrado del Juzgado unipersonal frente a las resoluciones del Secretario; como el de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia correspondiente contra las resoluciones del Magistrado, son recursos extraordinarios, que sólo caben ambos en supuestos tasados por ley y por motivos previstos en la Ley.

Es decir, ni la revisión ni la suplicación son apelaciones en puridad.

En cuanto a la revisión y por remisión a  Ley de Enjuiciamiento Civil (supletoria en todo lo previsto en la LRJS), en su art. 454.bis 2 LEC no autoriza a una corrección generalizada de las resoluciones que dicte el Secretario Judicial para adaptarlas al criterio de cada recurrente, sino que es un medio de impugnación, en el que se valorará la existencia de infracciones legales, con arreglo a los elementos de juicio que se tuvieron en cuenta en el momento del dictado del Decreto que se recurra. En modo alguno, podrán reproducirse cuestiones ya ventiladas en las que no hay infracción alguna, ni menos aún convertir el trámite en una apelación abreviada (art. 458.1 LEC en relación con el art. 454 bis 3 LEC); conclusiones que, por lo demás, ya leemos en los ATS, Sala 1ª, 28 de febrero de 2012 (Roj: ATS 2332/2012) y 31 de enero de 2012 (Roj: ATS 847/2012). En efecto, la revisión no abre una segunda cognitio del Juez. En cualquier caso, del mismo no se predican efectos suspensivos, en la dicción literal de los artículos 188.1, párrafo segundo de la LRJS y 454 bis de la LEC, en este sentido, completamente coincidentes en tenor literal: dicho recurso carecerá de efectos suspensivos sin que, en ningún caso, proceda actuar en sentido contrario a lo que se hubiese resuelto.

Respecto a la suplicación  esta se configura como un recurso extraordinario semejante al de casación ante el Tribunal Supremo. No constituye tampoco una apelación, pues ha de fundarse en alguno de los casos previstos en el art 193 de la LRJS, la cognitio de la Sala es limitada -no se revisa la instancia sino la sentencia únicamente- y por último no cabe dentro del mismo probar hechos nuevos y practicar pruebas en general, sino que sólo se puede aportar prueba documental en los casos previstos en el art 233 de la LRJS.

Las sentencias que dictan las Salas en suplicación normalmente suponen la terminación de todas las instancias del proceso, salvo en los casos de recurso de casación para unificación de doctrina. 

Acerca de Manel

Magistrado con veinte años de experiencia en materia penal y Derecho de la Unión Europea.

Publicado en: Sin categoría

Comentarios

Sin respuestas hasta “Donde la apelación no existe: Jurisdicción social”

Aún no hay Respuestas.